Blog

Blog Sin categoría

Confirman la relación entre el estrés prolongado en el trabajo y el cáncer

Bomberos, ingenieros y mecánicos, las profesiones de mayor riesgo


Una investigación realizada en Canadá ha comprobado la relación directa entre el estrés prolongado en el trabajo y determinados tipos de cáncer. Bomberos, ingenieros industriales y aeroespaciales, capataces, mecánicos del automóvil y de equipos ferroviarios, son las profesiones más peligrosas. Cáncer de pulmón, colon, recto, estómago y Linfoma no hodgkiniano (cáncer que surge en los linfocitos), son los más frecuentes.

Una exposición prolongada al estrés en el trabajo aumenta las probabilidades de contraer cáncer en los hombres, particularmente cáncer de pulmón, colon, recto, estómago y  Linfoma no hodgkiniano (cáncer que surge en los linfocitos). 

Así se desprende de los resultados de una investigación del INRS y de la Universidad de Montreal, que ha realizado el primer estudio sobre el vínculo entre el estrés profesional sufrido por los hombres a lo largo de su carrera profesional y el cáncer. Los resultados se publican en la revista Preventive Medecine, según se informa en un comunicado

Los participantes en el estudio habían tenido al menos cuatro empleos y algunos hasta una docena a lo largo de su carrera profesional. De la investigación emergen asociaciones significativas para cinco de los once tipos de cáncer enmarcados en el estudio. 

Estas formas de cáncer se manifiestan en los hombres que habían acumulado entre 15 y 30 años, e incluso más de 30 años, de estrés en el trabajo. La relación entre el estrés en el trabajo y el cáncer no se manifiesta en los hombres que hayan tenido empleos estresantes menos de 15 años de su vida. 

Entre los empleos más estresantes figuran los bomberos, los ingenieros industriales y aeroespaciales, los capataces, mecánicos de los talleres del automóvil y de equipos ferroviarios. 

Los investigadores han podido documentar las diferentes percepciones del origen del estrés en el trabajo. El estudio muestra que el estrés percibido no se limita a las exigencias profesionales y a la presión del tiempo. 

La atención al cliente, las comisiones de venta, las responsabilidades, el temperamento ansioso del sujeto, la inseguridad en el empleo, los problemas financieros, las difíciles condiciones de trabajo, que incluso pueden ser peligrosas, la supervisión de los empleados, los conflictos interpersonales y los problemas del tráfico, son las principales causas de la presencia de estrés entre los encuestados.

Larga trayectoria 

“Una de las mayores limitaciones de los estudios anteriores sobre el cáncer es que ninguno ha evaluado el estrés vinculado al trabajo a lo largo de toda la historia profesional, impidiendo estimar el papel de la duración a la exposición al estrés en el trabajo sobre la aparición del cáncer. Nuestro estudio muestra la importancia de medir el estrés en diferentes momentos de la historia laboral”, escriben los autores del estudio. 

Los resultados obtenidos suscitan la cuestión de tener en cuenta el estrés psicológico crónico en la sanidad pública. Pero estos resultados deben ser confirmados todavía, ya que se han basado en una evaluación muy básica del estrés en el trabajo para un empleo determinado. 

Estudios epidemiológicos basados en medidas fiables y repetidas del estrés a lo largo del tiempo y que tengan en cuenta todas las causas del estrés, son  necesarios para consolidar estos resultados, señalan los investigadores.

Dra M. Laura Nasi

María Laura Nasi es médica, recibida de la Universidad de Buenos Aires.

Se especializó en Medicina Interna y Oncología Clínica en el Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Trabajó como Coordinadora de Ensayos Clínicos para el International Breast Cancer Study Group en Berna Suiza y luego ejerció como Directora del Departamento de Investigaciones del laboratorio Suizo, Debiopharm.

Hizo un vuelco en su carrera ampliando su visión hacia una medicina más humanizada y se especializó en Medicina Mente Cuerpo en el Instituto de Medicina Mente Cuerpo de la Universidad de Harvard, Boston, y en intervenciones psico-socio-espirituales para pacientes con cáncer en el Simonton Cancer Center en California, US.

Fue Fundadora y Presidenta de ASOI, Asociación de Oncología Integrativa, asociación civil sin fines de lucro dedicada a la difusión de una visión integrativa para pacientes oncológicos, sus familias y el equipo de salud. Fue co-creadora e integrante del equipo del programa de Medicina Integrativa de Fundaleu y del programa FertilMente, para parejas con problemas de fertilidad. Participó en el Consejo Científico de WikiLife.
Tuvo a su cargo la selección de contenidos de la Fundación Columbia de Conciencia y Energía siendo su Asesora Científica; en 2015 lanzó la propuesta de Encuentros participativos de Ciencia y Espiritualidad.

En el año 2017 publicó dos libros que tuvieron gran aceptación. “El cáncer como camino de sanación” (Ed. Paidós) donde propone una mirada holística del cáncer junto con aportes para quien quiera recuperar o preservar su salud y vivir una vida plena y feliz. Junto a Phd. Margarita Dubourdieu escribó “Cáncer y Psico-Neuro-Inmunología” (Ed. Nativa) dirigido a profesionales de la salud que quieran investigar cómo llevar los conocimientos de la PNIE a la clínica. Fue miembro de IONS (Institute of Noetic Sciences). Actualmente practica la Oncología Integrativa en un consultorio privado aplicando, además de conocimientos de Oncología Clínica, técnicas de Medicina Mente-Cuerpo y de Astrología. Es docente de cursos de posgrado en PsicoNeuroInmunoEndocrinología en la Universidad Católica Argentina (UCA), la Universidad de Belgrano, la Universidad Favaloro y en la Universidad Católica de Montevideo, Uruguay. Es miembro del Comité Científico de FeelsGood.
Su visión de una medicina para el ser humano como un ser multidimensional la lleva a indagar sobre temas de vida y muerte, ciencia y espíritu y vida consciente.

Deja un comentario