Blog

Blog Sin categoría

Confirman que usar un casco refrigerado reduce la pérdida de pelo durante la quimioterapia

El estudio clínico se ha llevado a cabo en Estados Unidos por el Baylor College of Medicine de Houston.

Entre el 48% y el 51% de los pacientes seguían teniendo una buena cantidad de pelo tras cuatro ciclos de quimioterapia.
Solo es efectivo en el tratamiento de tumores sólidos, como el cáncer de mama.




Cuando una persona se enfrenta a un diagnóstico de cáncer y tiene que afrontar un tratamiento de quimioterapia para superarlo, puede parecer que los cambios que dicho tratamiento produzca en el aspecto físico son algo menor, pero realmente tienen un impacto importante  en el estado anímico y es recomendable tenerlos en cuenta y tratar de minimizarlos.

Un estudio clínico llevado a cabo en Estados Unidos a lo largo del último año ha corroborado que el uso de un casco refrigerador durante las sesiones de quimioterapia para reducir cualquier tipo de tumores sólidos (no serviría para, por ejemplo, tratar la leucemia) contribuye a reducir el riesgo de perder el cabello.

Los resultados, presentados por la doctora Julie Nangia del Baylor College of Medicine de Houston en el San Antonio Breast Cancer Symposium (SABCS) han sido contundentes. De las 95 pacientes con cáncer de mama que emplearon este sistema, entre el 48% y el 51% seguían teniendo una buena cantidad de pelo tras cuatro ciclos de quimioterapia, mientras que la totalidad de los 47 pacientes de control que no usaron el casco perdieron completamente el pelo. La pérdida y cantidad de pelo fue evaluada por personas independientes que no sabían que los pacientes habían usado este sistema.

El casco se coloca en las pacientes media hora antes de iniciar el tratamiento y se mantiene hora y media tras finalizarlo. Los cascos lo que hacen es reducir la temperatura hasta los 18 grados centígrados, los vasos capilares se constriñen y el flujo de sangre también se reduce, disminuyendo la cantidad de fármacos que llegan.

El estudio clínico emplea el sistema Orbis Paxman, que está siendo revisado por las autoridades sanitarias estadounidenses y que sería una alternativa a DigniCap, un sistema similar cuyo uso se aprobó hace exactamente un año. 

La quimioterapia, que se distribuye por el torrente sanguíneo, actúa destruyendo las células que se dividen rápidamente, por desgracia las células del pelo son de este tipo también, lo que explica la habitual pérdida del cabello de los paciente.


Dra M. Laura Nasi

María Laura Nasi es médica, recibida de la Universidad de Buenos Aires.

Se especializó en Medicina Interna y Oncología Clínica en el Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Trabajó como Coordinadora de Ensayos Clínicos para el International Breast Cancer Study Group en Berna Suiza y luego ejerció como Directora del Departamento de Investigaciones del laboratorio Suizo, Debiopharm.

Hizo un vuelco en su carrera ampliando su visión hacia una medicina más humanizada y se especializó en Medicina Mente Cuerpo en el Instituto de Medicina Mente Cuerpo de la Universidad de Harvard, Boston, y en intervenciones psico-socio-espirituales para pacientes con cáncer en el Simonton Cancer Center en California, US.

Fue Fundadora y Presidenta de ASOI, Asociación de Oncología Integrativa, asociación civil sin fines de lucro dedicada a la difusión de una visión integrativa para pacientes oncológicos, sus familias y el equipo de salud. Fue co-creadora e integrante del equipo del programa de Medicina Integrativa de Fundaleu y del programa FertilMente, para parejas con problemas de fertilidad. Participó en el Consejo Científico de WikiLife.
Tuvo a su cargo la selección de contenidos de la Fundación Columbia de Conciencia y Energía siendo su Asesora Científica; en 2015 lanzó la propuesta de Encuentros participativos de Ciencia y Espiritualidad.

En el año 2017 publicó dos libros que tuvieron gran aceptación. “El cáncer como camino de sanación” (Ed. Paidós) donde propone una mirada holística del cáncer junto con aportes para quien quiera recuperar o preservar su salud y vivir una vida plena y feliz. Junto a Phd. Margarita Dubourdieu escribó “Cáncer y Psico-Neuro-Inmunología” (Ed. Nativa) dirigido a profesionales de la salud que quieran investigar cómo llevar los conocimientos de la PNIE a la clínica. Fue miembro de IONS (Institute of Noetic Sciences). Actualmente practica la Oncología Integrativa en un consultorio privado aplicando, además de conocimientos de Oncología Clínica, técnicas de Medicina Mente-Cuerpo y de Astrología. Es docente de cursos de posgrado en PsicoNeuroInmunoEndocrinología en la Universidad Católica Argentina (UCA), la Universidad de Belgrano, la Universidad Favaloro y en la Universidad Católica de Montevideo, Uruguay. Es miembro del Comité Científico de FeelsGood.
Su visión de una medicina para el ser humano como un ser multidimensional la lleva a indagar sobre temas de vida y muerte, ciencia y espíritu y vida consciente.

Deja un comentario