Blog

Blog Sin categoría

Los asombrosos beneficios de practicar yoga

El yoga mejora nuestra salud mental y física. Repasamos los beneficios del yoga según la ciencia.


Comprender el mecanismo por el que determinadas posturas corporales influyen en nuestros estados psicológicos es complejo, pero un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Londres (Reino Unido), la Universidad de Ciencias Sociales y Humanidades de Poznan (Polonia) y el Instituto Universitario de Lisboa (Portugal) ha conseguido extraer los numerosos beneficios para la salud que aporta la práctica del yoga.



Los expertos compararon el efecto de las posturas de tadasana, urdhva hastasana y garudasana yoga, descubriendo que realizar dos posturas sencillas de yoga durante dos minutos provocó en los voluntarios una mejora de los sentimientos subjetivos de energía y autoestima en comparación con el grupo de control (independientemente de sus niveles iniciales de autoestima y satisfacción). Detrás de este impulso de energía podría estar una asociación con el funcionamiento del nervio vago, el más largo del sistema nervioso autónomo responsable del funcionamiento inconsciente del cuerpo como la respiración, la circulación y la digestión.

En las últimas décadas el número de personas que practican yoga ha aumentado exponencialmente, sobre todo en Occidente. Y es que ya existen múltiples evidencias científicas que señalan los efectos positivos del yoga:

El yoga alivia el dolor crónico: Ayuda a controlar la enfermedad arterial coronaria, el asma, la diabetes, el linfoma y el cáncer de mama.

El yoga ayuda a las personas que sufren de problemas de salud mental, como depresión, ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de estrés postraumático y esquizofrenia.

El yoga mejora el bienestar psicológico de personas sanas, incrementando la satisfacción con la vida y la autoestima, y reduciendo el estrés y la ansiedad.

El yoga reduce la fatiga y otorga, a su vez, una sensación de aumento de la energía.

¿Cómo afectan las posturas del yoga al cuerpo?


Según los autores, estos efectos pueden estar relacionados con un mecanismo común: el funcionamiento del nervio vago que conecta el cerebro con el cuerpo. Desde el tronco cerebral, el nervio vago conecta los músculos faciales, el corazón, los pulmones, el tracto digestivo, los riñones y los órganos reproductivos. Es responsable de la regulación neural de las partes del cuerpo necesarias para la comunicación: la laringe, los ojos, los oídos internos y los músculos faciales involucrados en las expresiones vocales y no vocales. También regula nuestro comportamiento, pues su buen funcionamiento nos permite estar tranquilos, relajados y seguros en relación con los demás. Afortunadamente también es recíproco: sentirse tranquilo, relajado y sociable también estimula el nervio vago.

‘Nuestros hallazgos sugieren que incluso una práctica corta de posturas de yoga puede afectar positivamente al nervio vago, haciéndonos sentir más satisfechos y felices’, concluyen los autores.

Referencia. Yoga Poses Increase Subjective Energy and State Self-Esteem in Comparison to ‘Power Poses’. Frontiers in Psychology. Mayo 2017. doi.org/10.3389/fpsyg.2017.00752

Dra M. Laura Nasi

María Laura Nasi es médica, recibida de la Universidad de Buenos Aires.

Se especializó en Medicina Interna y Oncología Clínica en el Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Trabajó como Coordinadora de Ensayos Clínicos para el International Breast Cancer Study Group en Berna Suiza y luego ejerció como Directora del Departamento de Investigaciones del laboratorio Suizo, Debiopharm.

Hizo un vuelco en su carrera ampliando su visión hacia una medicina más humanizada y se especializó en Medicina Mente Cuerpo en el Instituto de Medicina Mente Cuerpo de la Universidad de Harvard, Boston, y en intervenciones psico-socio-espirituales para pacientes con cáncer en el Simonton Cancer Center en California, US.

Fue Fundadora y Presidenta de ASOI, Asociación de Oncología Integrativa, asociación civil sin fines de lucro dedicada a la difusión de una visión integrativa para pacientes oncológicos, sus familias y el equipo de salud. Fue co-creadora e integrante del equipo del programa de Medicina Integrativa de Fundaleu y del programa FertilMente, para parejas con problemas de fertilidad. Participó en el Consejo Científico de WikiLife.
Tuvo a su cargo la selección de contenidos de la Fundación Columbia de Conciencia y Energía siendo su Asesora Científica; en 2015 lanzó la propuesta de Encuentros participativos de Ciencia y Espiritualidad.

En el año 2017 publicó dos libros que tuvieron gran aceptación. “El cáncer como camino de sanación” (Ed. Paidós) donde propone una mirada holística del cáncer junto con aportes para quien quiera recuperar o preservar su salud y vivir una vida plena y feliz. Junto a Phd. Margarita Dubourdieu escribó “Cáncer y Psico-Neuro-Inmunología” (Ed. Nativa) dirigido a profesionales de la salud que quieran investigar cómo llevar los conocimientos de la PNIE a la clínica. Fue miembro de IONS (Institute of Noetic Sciences). Actualmente practica la Oncología Integrativa en un consultorio privado aplicando, además de conocimientos de Oncología Clínica, técnicas de Medicina Mente-Cuerpo y de Astrología. Es docente de cursos de posgrado en PsicoNeuroInmunoEndocrinología en la Universidad Católica Argentina (UCA), la Universidad de Belgrano, la Universidad Favaloro y en la Universidad Católica de Montevideo, Uruguay. Es miembro del Comité Científico de FeelsGood.
Su visión de una medicina para el ser humano como un ser multidimensional la lleva a indagar sobre temas de vida y muerte, ciencia y espíritu y vida consciente.

Deja un comentario