Blog

Blog Sin categoría

Tuvieron cáncer de mama y desfilaron para concientizar

Porque puede pasar a distintas edades y en los momentos de la vida más diversos. Porque detectado a tiempo las posibilidades de curación superan el 90 por ciento. Porque seguir los tratamientos puede ser un camino difícil, pero con buenas perspectivas.
Pensando en estos argumentos y en otros tantos argumentos -personales y únicos-, once mujeres que tuvieron o están atravesando la cura del cáncer de mama desfilaron la semana pasada en Buenos Aires a beneficio de Macma (Movimiento Ayuda al Cáncer de Mama).
Cada una, vestida con los diseños hípercoloridos y vanguardistas de Martín Churba y alguna, con el pelo que empieza a crecer después de la quimio, dieron desde la pasarela el mensaje más alentador. Acá, sus testimonios y experiencias.

La vida hay que vivirla, no sobrevivirla
Desde hace dos años, Adriana Costa Feijo está en tratamiento oncológico, por un cáncer de mama con metástasis hepática y cerebral. “Me hacía controles regularmente y en uno de esos chequeos me descubrieron la enfermedad. El primer momento fue de mucha bronca y desconcierto, sobre todo porque había hecho siempre lo que me habían indicado. Mi tipo de cáncer no es de los más comunes, pero me tocó. Y bue, pasada la bronca y el llanto, llegó la aceptación y las ganas de luchar. No fue fácil, pero hoy me encuentro bien. Disfruto de la vida más que nunca. Amo desayunar al sol, sentir el viento en mi pelo, reunirme con amigas y bailar juntas. Porque, como siempre les digo, es fundamental sentirse querido para afrontar esta enfermedad. La vida hay que vivirla, no sobrevivirla”, resume para Entremujeres.
Disfrutar del aquí y ahora
Hace un año y a sus 35, mientras se bañaba, Florencia Repossini palpó un bultito muy chiquito en una de sus lolas. Fue enseguida a su ginecólogo y después de los pasos obligados supo que se trata de un carcinoma lobulillar infiltrante con metástasis en los ganglios. “Superé las quimios, la caída del pelo y la mastectomía completa. Ahora sigo con un tratamiento de rayos y más sesiones de quimio y un bloqueo hormonal, con días buenos y malos. Pero sigo adelante porque tenemos una sola vida y hay que disfrutarla aquí y ahora”.
Una canción para la quimio 
Meliza Blanco es cantante y compositora y en 2013, tuvo cáncer de mama. “Me acerqué a Macma, porque sentí que podía ayudar a las mujeres haciendo lo que mejor me sale: canciones”, cuenta. Con ese impulso y entre sus días de quimio, creó un tema, que después difundió entre otras mujeres que están en el mismo tratamiento. “Recibo muchos mensajes de mujeres que lo escuchan mientras reciben su medicación. Me llena el alma saberlo”.
Un mundo desconocido
En 2015, durante unas vacaciones en México, Gabriela Setton descubrió como un poroto pequeño en una de sus mamas. “A la vuelta, hice la visita de rigor al médico. Seguí con una mamografía y a partir de ahí, empecé a escuchar palabras como biopsia, oncólogo y patólogo mamario. Todo un léxico nuevo y nadie está preparado para eso”, dice.
La vida es impredecible
“Cuando me detectaron el cáncer de mama tenía 40 años, una beba de un año y deseos con mi marido de encarar la búsqueda del segundo hijo. El diagnóstico nos sacudió. Pero hoy sé que se puede salir adelante. ¿Qué aprendí? La vida es impredecible. De un día para el otro trastoca todo. Por eso, hay que disfrutar de lo que tenemos. Todo cambió y hoy tengo ganas locas de vivir”, resume Paola Pecorari.
¿Cómo sigue la vida?
En octubre de 2015, Silvia Villar recibió en el consultorio de su ginecóloga la palabra que todos tememos escuchar: cáncer. “Después de esa noticia, una se pregunta cómo sigue la vida. Después me di cuenta que esa y otros interrogantes más no tienen respuesta. Esto recién comenzaba. Me pareció genial formar parte del desfile. Fue una manera de darle el cierre a esta enfermedad, con glamour, optimismo y alegría”, explicó.
Poder femenino
A Laura Converso le detectaron la enfermedad a los 42 años, hace dos. “Fue un momento muy duro. Pero, por suerte, supe que el tumor era maligno después de la cirugía”, dice. Siguió un tratamiento de quimioterapia y rayos, medicación y controles. Además de una gran cantidad de posibles ayudas extras, como reiki, meditación, yoga, cursos de alimentación consciente y demás. “Entre tantas cosas que probé, fui a un encuentro grupal en Macma. La calidez y la recepción de las coordinadoras fue tan increíble que eso se transformó en una terapia sanadora. Me conquistaron y nunca más falté a uno de las reuniones con mis compañeras, a quienes sigo viendo cada tanto. Tener un espacio para donde poder hablar sobre los efectos de los tratamientos se transformó en una necesidad. En este tiempo aprendí que el cáncer no iba a poder conmigo. La enfermedad me hizo más fuerte y sabia”.
Mirada a futuro
 “Tener una meta que cumplir es proyectarse a futuro. Amo la vida y amo lo que hago”. La frase es de Silvina Alejandra Romera, una diseñadora de indumentaria, con tres hijos, que tuvo en 2009 cáncer de mama y luego de unos años, le detectaron algunos focos en los huesos. “Sigo en tratamiento con quimioterapia y transfusiones de glóbulos rojos”, aclara, sin perder su mirada positiva.

Dra M. Laura Nasi

María Laura Nasi es médica, recibida de la Universidad de Buenos Aires.

Se especializó en Medicina Interna y Oncología Clínica en el Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Trabajó como Coordinadora de Ensayos Clínicos para el International Breast Cancer Study Group en Berna Suiza y luego ejerció como Directora del Departamento de Investigaciones del laboratorio Suizo, Debiopharm.

Hizo un vuelco en su carrera ampliando su visión hacia una medicina más humanizada y se especializó en Medicina Mente Cuerpo en el Instituto de Medicina Mente Cuerpo de la Universidad de Harvard, Boston, y en intervenciones psico-socio-espirituales para pacientes con cáncer en el Simonton Cancer Center en California, US.

Fue Fundadora y Presidenta de ASOI, Asociación de Oncología Integrativa, asociación civil sin fines de lucro dedicada a la difusión de una visión integrativa para pacientes oncológicos, sus familias y el equipo de salud. Fue co-creadora e integrante del equipo del programa de Medicina Integrativa de Fundaleu y del programa FertilMente, para parejas con problemas de fertilidad. Participó en el Consejo Científico de WikiLife.
Tuvo a su cargo la selección de contenidos de la Fundación Columbia de Conciencia y Energía siendo su Asesora Científica; en 2015 lanzó la propuesta de Encuentros participativos de Ciencia y Espiritualidad.

En el año 2017 publicó dos libros que tuvieron gran aceptación. “El cáncer como camino de sanación” (Ed. Paidós) donde propone una mirada holística del cáncer junto con aportes para quien quiera recuperar o preservar su salud y vivir una vida plena y feliz. Junto a Phd. Margarita Dubourdieu escribó “Cáncer y Psico-Neuro-Inmunología” (Ed. Nativa) dirigido a profesionales de la salud que quieran investigar cómo llevar los conocimientos de la PNIE a la clínica. Fue miembro de IONS (Institute of Noetic Sciences). Actualmente practica la Oncología Integrativa en un consultorio privado aplicando, además de conocimientos de Oncología Clínica, técnicas de Medicina Mente-Cuerpo y de Astrología. Es docente de cursos de posgrado en PsicoNeuroInmunoEndocrinología en la Universidad Católica Argentina (UCA), la Universidad de Belgrano, la Universidad Favaloro y en la Universidad Católica de Montevideo, Uruguay. Es miembro del Comité Científico de FeelsGood.
Su visión de una medicina para el ser humano como un ser multidimensional la lleva a indagar sobre temas de vida y muerte, ciencia y espíritu y vida consciente.

Deja un comentario